Pasa un fin de semana, o un puente, en Morella


Morella es uno de los pueblos más bonitos de España. Con su imponente castillo y sus murallas medievales, es “un lugar digno de reyes” según el rey Jaume I. Este rincón de la comarca Els Ports tiene tantas cosas que mostrar, tanto dentro de las murallas, como fuera; que vale la pena reservar un fin de semana para recorrer sus calles.


Y como queremos que en tu visita te enamores de nuestra ciudad, hemos preparado una guía rápida de cosas que ver en Morella durante un fin de semana:


No puedes venir a Morella sin pasear por sus calles, rodeadas de más de 2 km muralla medieval, con sus 7 puertas y 10 torres del siglo XIV. La entrada principal de la ciudad es la Puerta de San Miguel, con sus dos torreones gemelos de base octogonal. Allí se encuentra el museo de los juegos medievales (Torre dels Jocs).



La mejor manera de recorrerla es pasear por sus calles empedradas y dejarte llevar por sus casas y rincones llenos de historia. Aunque ll castillo y la Basílica son los dos grandes atractivos de Morella, vale la pena visitar el recinto amurallado. El casco histórico está muy cuidado y lleno de sorpresas. Puedes perderte por la Calle Blasco de Aragón o las circundantes, hasta llegar a la Basílica Santa María la Mayor y al Castillo.


Puedes pasear por el barrio de la Judería y caminar sus callejones estrechos y recovecos. O subir por la cuesta de Sant Joan que cruza todo el pueblo con sus 402 escalones. Tampoco puedes perderte las casas solariegas. Entre las que destacan: la casa Ciurana, la casa Piquer, el actual hotel Cardenal Ram o la casa del Marqués de Cruïlles.






Si viajas con niños puedes recorrer el Paseo de la Alameda, un precioso pulmón verde pegado al centro histórico. O conocer Morella jugando con nuestros aliados de Escape Morella, quienes tienen un Escape Room exterior con el que conocerás todo mientras buscas y descubres pistas.


La Iglesia Arciprestal de Santa María la Mayor es una de las más bellas de la Comunidad Valenciana. Fue construida entre los siglos XIII y XVI en estilos gótico y barroco. Hay que detenerse a admirar no solo su exterior con las Puertas de los Apóstoles la de las Vírgenes. El interior te dejará boquiabierto con la escalera de caracol que sube al coro, el retablo y las vidrieras originales, al igual que el órgano monumental creado por Francisco Turull y formado por más de 3.000 tubos.



Luego de visitar la Basílica tendrás que entrar al Castillo de Morella, que fue una de las fortalezas más importantes del Mediterráneo. Su ubicación privilegiada la hizo ser codiciada por muchos. Esta edificación fue testigo de diferentes batallas entre las que destacan: el intento de conquista de El Cid Campeador, la Reconquista cristiana, la Guerra de Sucesión, o las guerras Carlistas.


La visita al castillo de Morella es un placer para todos, no solo por toda la historia que se esconde en sus paredes. Las vistas que consigues desde las alturas son alucinantes.


Venir a Morella es sinónimo de una gastronomía tradicional que se remonta hasta los tiempos medievales, pero que ha evolucionado hasta lograr niveles de la alta cocina. Basada en productos locales como las setas, trufas negras, los embutidos que son el entrante por excelencia, al igual que los deliciosos quesos artesanos de oveja y cabra, y las croquetas morellanas (envueltas en una oblea de pan ácimo, dándoles una forma triangular). En Morella encontrarás mucha oferta gastronómica que te dejará contento y con el estómago lleno.



Y si quieres saber más de la gastronomía morellana, puedes aprovechar de hacer una visita a alguna de las fábricas de quesos para conocer los secretos de los quesos de cabra o de oveja, crudos, tiernos, semicurados y curados, al romero, al vino, trufados, quesos en aceite…


Puedes culminar tu primer día en Morella con un paseo nocturno por las murallas medievales, degustar tapas y cocteles y disfrutar de la noche morellana.





Y para el día dos de tu fin de semana en Morella, seguramente querrás mover un poco el esqueleto para bajar un poco el remordimiento de tanta comida deliciosa, puedes pasear por La Alameda hasta llegar al complejo de la Fábrica Giner, que se encuentra justo al lado. La Fábrica Giner es un complejo textil creado en el siglo XIX que contaba, no sólo con los talleres de producción, sino también con viviendas para los trabajadores, escuela e iglesia, a modo de colonia industrial. Puedes conocer el complejo y disfrutar de sus áreas recreativas y antes, o después, pasártelo en grande en Saltapins volando entre árboles y saltando con la familia. Y para cerrar con broche de oro ir hasta el Monte Pereoles a recolectar setas. Así tendrás un fin de semana lleno de cultura, historia, actividades al aire libre y conexión con la naturaleza.


Puedes reservar hospedaje en cualquiera de nuestros alojamientos (Albergue Francesc de Vinatea o Casa Julian) o acceder desde nuestra web a Casas de Morella. También puedes reservar la experiencia combinada Escape Morella + Saltapins.

25 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo